La otoplastia no es un capricho

Lo estoy pensando
IgnacioVejar
Temuco · 3 ene 2019

Hace muchos años me he querido realizar esta cirugía pero por distintas cosas nunca he podido disponer del dinero para hacerla, puesto que siempre surge algo más importante que atender, y me he tenido que posponer a lo largo de los años hasta los días de hoy. Desde el año 2011 decidí nunca más andar sin algo en mi cabeza que cubra mis orejas, y así lo he hecho hasta los días de hoy (año 2019), ya sean gorros, audífonos, o distintos tipos de pañoleta. De hecho en la universidad o en el trabajo no hay día que no ande con algo en mi cabeza, o en cualquier lugar. De principio para las personas se les hace extraño y nunca dejan de preguntarme por qué no me saco aquello que llevo puesto. Yo simplemente les digo que es una mala costumbre y cambio el tema porque me da vergüenza el asunto. De hecho yo me imagino que todos saben lo que me pasa, pero me conformo con que no me lo digan a la cara. Es tanto mi complejo que ni en mi casa dejo de andar con algo en la cabeza, recién el año 2016 dejé que mi familia me vea nuevamente sin nada, pero no siempre. Los veranos son horribles para mi, porque ni en sueños me meteré al agua corriendo el riesgo que mi pelo se moje al frente de todos, perdiendo así el volumen que trato que mi cabello mantenga para que me cubra un poco y no se haga tan notorio el tema de mis orejas puesto que cuyo volumen de cabello me salva si es que en alguna situación puntual debo quitarme los accesorios que llevo en la cabeza (gorro, audifonos, pañoletas, etc). Cabe destacar que no me gusta usar el pelo largo y lo llevo haciendo desde mas de 10 años contra mi voluntad, antes de eso me lo cortaba aguantando el bullying de la infancia. Yo se que a veces hay que tratar de no tomarse las cosas tan apecho, pero odio con mi alma mi orejas, y no importa que tantas veces intente aceptarme, simplemente no lo logro. En todas las situaciones me complican, por ejemplo en reuniones de trabajo llego con los audífonos puestos hasta el ultimo minuto y me los saco en última instancia para que no piensen que quiero faltar el respeto, y esperando que la presión que ejercieron los audífonos sobre mis orejas y el volumen de mi pelo sea suficiente para hacer pasar desapercibido en cierto grado este tema, al menos por un periodo de tiempo reducido, luego de eso intento no mirar tan de frente dando a la persona un leve semi-perfil, cosa que sea tan notorio. He comprado otostick pero no se me hace rentable, a los más duran 3 días cada par bañándose con cuidado, pero tengo algunas guardadas para cuando tenga que ir a ocasiones importantes donde deba tomarme fotos, porque realmente detesto ver las fotos de mi infancia. A veces solo lloro de frustración por sentirme tan miserable, no es algo que lleve con facilidad aunque no se lo cuente ni si quiera a una persona y nadie se de cuenta de lo mal que me siento con esto ya a mis 26 años de edad, a veces hasta me doy asco, pero intento no desvariar en mis pensamientos y entrar en cordura. Pero es que me es inevitable pensar que cuando pequeño yo amaba el verano y la playa, y ya teniendo que privarme de eso por 10 años, no es para menos. Siempre he priorizado el bien estar de mis cercanos, pero ya en los días de hoy me sigue sobrepasando, he llegado a pensar en vender todo lo que tengo con tal de lograr hacerme la otoplastia pero luego pienso que si quedo sin herramientas de trabajo sería peor. En definitiva ni ahorrar he podido, y me da hasta vergüenza andar preguntando en cada lugar si hacen la operación, cuanto sale, como son los medios de pagos, si tienen convenio con Fonasa, si se puede pagar en cuotas o algo así. Una vez fui a Santiago (soy de Temuco) a una consulta gratis por medio de esta misma página, creo que se llamaba Clínica VS, toda la atención fue excelente nada que decir, pero era muy caro, salía como 2.700.000, en ese tiempo yo contaba con una Visa Nacional con lo cual podía pagar en cuotas si es que se hubiera dado el caso, pero ese no fue el caso y me desmotivé. Para cerrar mis penurias, hoy en día sé que puedo pagar pero si no es algo tan alto y es en cuotas, cosa que difícilmente creo que existe. En fin, no seguiré alargando esto.

Lo último que diré, es que si tienen hijos, preocúpense de estas cosas desde que sean pequeños para que no vivan como yo.

Y espero que no nadie me diga que no es algo tan grave, porque créanme que lo sé, pero va más allá de la lógica, es simplemente que no te aceptas y odias esa parte de ti.

¿Estás seguro que quieres eliminar esta imagen?

ale_esteticas

· Pudahuel

· 4 ene 2019

Hola Ignacio. Te entiendo perfectamente, uno de mis hermanos tiene un problema similar. Por suerte a él le agrada usar el pelo largo. Pero claro para hacerse un moño es super complicado y es algo que lo complica bastante. De hecho, al igual que tu, no habla del tema, por mas que se lo trato de sacar o hablar de ello. Nada de nada. Es curioso porque para mi no es tan importante lo que le ocurre, pero claro, eso es algo que solo el sabe.

Lo otro que es cierto es que el precio de la clínica a la que acudiste es super alto. Es cierto que el dr. Villaman tiene especialidad en cirugía plástica, pero hay otros cirujanos que no cobran tan excesivamente y que si aceptan tarjeta. Lo que te recomiendo es que les escribas a cada uno y que puedas cotizar con ellos. Te dejo algunas ofertas a las que puedes acudir para poder hacerlo:

https://www.clinicasesteticas.cl/otoplastia/ofertas

Y arriba el ánimo, la otoplastia no es una cirugía tan complicada y como te decía hay personas que se han operado por precio muy módicos.

Un abrazo y si quieres otra info o experiencia tan solo dime.
krisd

· Santiago

· 18 ene 2019

Ignacio, en la foto no se ven tan grandes? o las disimulas increiblemente amigo ojala te ganes el concurso. abrazos

¿Estás seguro que quieres eliminar esta imagen?

Actualiza tu experiencia

Las informaciones que aparecen en Clinicasesteticas.cl en ningún caso pueden sustituir la relación entre el paciente y su médico. Clinicasesteticas.cl no hace apología de un tratamiento médico específico, de un producto comercial o de un servicio.